Anento (Zaragoza)

Anento es un pueblo al sur de la provincia de Zaragoza, limitando con Teruel. Pertenece a la Comarca del Campo de Daroca, a 20 km de Daroca, y a 85 km de Zaragoza. Geográficamente se sitúa en el Valle del Jiloca, bajo el balcón estepario del Campo de Romanos a 929 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Se trata de un bonito valle rebosante de naturalez, sendas y caminos rodeados de árboles y arbustos, en el que existe un gran contraste del verde de la naturaleza con los colores rojizos de la arena arcillosa y el gris de la piedra caliza.

La población se asienta sobre un terreno de tierras arcillosas en un relieve con altibajos, barranqueras y vaguadas trabajadas por los efectos erosivos, mitigados por la presencia de algunos pinares y presenta un interesante urbanismo en cuesta con estrechas callejas y alguna pequeña plazoleta, algunas de las casas muestran portadas de piedra con arco apuntado. Bajo la iglesia, mirando a la huerta, hay una casa con las armas de los Guallart.

Oficina de Turismo, donde podrás encontrar información turística sobre Anento y alrededores, lugares que visitar, guías, excursiones por el pueblo y acceso gratuito a internet.

El casco urbano aún conserva su urbanismo medieval y su patrimonio histórico es espectacular, con varias sospresas que ofrecer al visitante como:

Iglesia parroquial de San Blas, es un bonito edificio románico levantado en el siglo XIII. Edificio de mampostería y piedra sillar con bóveda de cañón apuntado y cubierta a dos aguas directamente sobre las bóveda. Tiene un pórtico a los pies del siglo XIX y otro hacia el sur ocupando todo el lado de la iglesia y la puerta primitiva, éste probablemente del siglo XIV. En este lado queda cubierta la puerta primitiva del siglo XIII, tiene arco de medio punto con dos arquivoltas decoradas con dientes de sierra y rosetas, del mismo momento son el ábside , la nave y la torre, con carácter militar.En el interior se conserva un rico museo: en el ábside, ricas pinturas murales del siglo XIV y el magnífico retablo mayor de pintura sobre tabla dedicado a San Blas, San Zenón y el Patrocinio de la Virgen, en las capillas laterales, tres retablos del siglo XVI: el de San Juan Bautista, de principios del siglo XVI, el de San Roque y el de San Antonio de la segunda mitad, hay además algunas tallas interesantes a sí como ricas obras de orfebrería. Sin olvidar el púlpito con yeserías, de principios del siglo XV.

El retablo de San Blas, de la Virgen de la Misericordia y de Santo Tomás Becket es una espectacular obra que está considerada como uno de los más importantes de Aragón, realizada por el Maestro Blasco de Grañén, uno de los mayores representantes de la pintura gótica aragonesa. Aunque no está documentado, por el análisis estilístico y técnico se le atribuye a él. Ocupa todo el presbiterio, y se compone de un cuerpo dedicado a los tres santos y sus escenas narrativas, con nueve calles de tres alturas, destacando las centrales, y en la parte inferior un banco común de once casas, cinco a cada lado de la central destinada al sagrario, alrededor un guardapolvo que actúa como marco protector.

Castillo de Anento, es una fortificación defensiva del siglo XIII-XIV. Sus orígenes son musulmanes pero tras la reconquista por Alfonso I mantiene su importancia debido a su posición fronteriza con Castilla. Pedro IV lo empeñó por 60.000 sueldos a Enrique de Trastámara para poder financiar parte de la guerra con los castellanos, siendo recuperado en 1357. En ese mismo año fue reconstruido en parte, debido a un enfrentamiento con los castellanos de Pedro el Cruel, tras el cual incendiaron la población. En el siglo XV volvió a la actividad bélica cuando el condestable don Álvaro de Luna ataca Aragón.

El frente oriental conservado es de traza recta, de unos 30 m de longitud, siendo de sólida fábrica de sillares de base y mampostería muy bien rejuntada en el resto, con varias almenas con remate piramidal y saeteras en la muralla. Hay dos torres gemelas, y restos de una tercera, rectangulares de 6 x 5 metros, en cuyo interior hay interesantes bóvedas de cañón apuntado. Entre ambas está la puerta, semicircular, a la que se accedería por un puente levadizo sobre el foso.

Torreón Celtíbero, conocido como el torreón de San Cristóbal, se manifiesta la ocupación celtíbera de estas tierras. En lo alto del valle del aguallueve se conservan varias hiladas de un potente torreón celtíbero construido con bloques megalíticos. Probablemente date de fechas sobre los 200 a. C. Los Celtíberos vivían en distintos tipos de asentamientos, que las fuentes antiguas denominan poleis o urbes, civitates, vici y castella. Los poblados se ordenaban en torno a una amplia calle central, orientada norte-sur, desde la que se accedería a las casas por una de sus fachadas estrecha, estando por su parte trasera adosadas a la muralla.

Ermita de Santa Bárbara, está situada en la parte alta del pueblo de Anento y en la actualidad está rodeada de edificios modernos. Es de mampostería y tapial, con piedra sillar en las esquinas. Tiene planta ligeramente rectangular y mide unos cuatro metros de larga por tres y medio de ancha, con cubierta de madera a dos aguas. El suelo es de piedras con curiosos dibujos. Tiene un pequeño retablo de principios del siglo XVII, con una mazonería muy repintada, sin embargo conserva bien los tres lienzos del cuerpo: a la izquierda se halla San José, el centro lo ocupa una santa con espada y torre, es decir Santa Bárbara, a la derecha hay otra santa con un clavo en la frente: Santa Engracia, hay además otros dos lienzos en el banco.

Peirón de la Virgen del Rosario, achaparrado en sus formas, realizado en ladrillo con ornamentación a base de cerámica. Se compone de tres cuerpos, la base de forma cúbica decorada con una cruz de cerámica adosada, el edículo que posee una amplia capilla adintelada y el cimacio de forma piramidal rematado por una cruz de hierro.

Son muy curiosas otro tipo de construcciones civiles relacionadas con el modo de vida antiguo, como el horno, el molino harinero, una nevera, una antigua bodega o un abejar.

En el aspecto natural Anento posee un paraje de especial belleza conocido como el Aguallueve, manantial producido por la filtración de las aguas a través de las rocas. que producen una vegetación especial de musgos y helechos. A los pies del manantial, el valle se convierte en un microclima que favorece la formación de un bosque húmedo en el que abunda el chopo, las hiedras y otras plantas trepadoras, así como viejas nogueras. Si te adentras en este paraje encontrarás un espectacular contraste del verde de la naturaleza con los colores rojizos de la arena arcillosa y el gris de la piedra caliza, un estanque de patos y un merendero en el que descansar y beber agua.

Otros lugares de interés en el aspecto natural que no hay que dejar de contemplar son:

Cuevas, casi en la cima de la montaña donde se sitúa el pueblo, se encuentran una serie de cuevas, excavadas aprovechando el terreno arcilloso y blando. Se encuentran justo bajo el tozal sobre el que se encuentra el castillo. Pudieron ser almacenes de grano para tiempos de asedio, debido a una especie de cuenco que podemos observar en una de ellas, o tal vez para alojar a los animales, ya que se encuentran tallados unas especies de pesebres en las paredes de varias cuevas. Aunque también podían ser utilizadas como refugio, ante tormentas, nevadas o el frío.

El Recuenco, es un precioso paraje natural, formado por el desprendimiento natural de tierra debido a las lluvias y otras inclemencias climatológicas de la zona. Tiene forma de recuenco, se trata de una pequeña hondonada de paredes de margas (rocas más o menos duras de color gris, compuesta principalmente de carbonato de cal y arcilla en proporciones casi iguales) con arcilla y coronada con 1,5 metros de piedra caliza.

Fauna, este ambiente excepcional contribuye a la presencia de una abundante y variada fauna compuesta por oropéndola, torcecuello, jineta, lagartija colilarga, culebra de escalera y multitud de pajarillos como zarceros, carriceros, verdecillos, currucas, mitos, chochines, colirrojos..Las grietas y escarpes ofrecen refugio al halcón peregrino, buitres, palomas, golondrinas, a erizos y murciélagos. En zonas boscosas al jabalí, tejónes, corzos, al gato montés o al zorro.

Eventos, en el municipio se celebran cada año, coincidiendo con el tercer fin de semana de Julio, unas jornadas medievales en las que se representan hechos ocurridos u oficios, hay exhibiciones, mercado y diversas actuaciones relacionadas. Entre los habitantes te puedes encontrar a caballeros, princesas, monjes, mendigos, taberneros e incluso juglares y arlequines. Se realizan representaciones históricas, demostraciones de oficios, exhibiciones de tiro con arco, también cuentacuentos y espectáculos de entretenimiento.

Gastronomía, podemos disfrutar de productos naturales extraídos en la localidad como su exquisita miel, almendras, nueces, cerezas, verduras, etc, así como saborear productos elaborados en fechas señaladas por las mujeres del pueblo, como el tradicional pan, hecho en su horno de leña, sus rnagníficas magdalenas, mostachones y cuchifritos.

Fiestas, en Anento se celebran las fiestas de invierno en honor a Santa Águeda y San Blas (3, 4 y 5 de febrero). Para Santa Águeda y San Blas, según manda la tradición, se amasan en el horno tortas, magdalenas, galletas, mantecados, mostachones, escaldadas, tortas de cacho y otras delicias. A los Santos se les pone un roscón y se les saca en procesión.
Antaño, cuando la población de Anento era más numerosa, eran los casados los encargados de organizar estas fiestas, y los Santos eran sorteados entre las familias del pueblo para portarlos en la procesión.

La fiesta patronal se celebra en honor a Nuestra Sra.De la Asunción y San Roque, se realiza el 15 y 16 de agosto y son estas imágenes las que salen a las calles en procesión después de la misa baturra. Eran de estas fiestas los actos más esperados las carreras de burros, en las que los jinetes montaban al revés, las carreras de “entalegados”, parecidas a las de sacos pero con mayor complicación, y las carreras “pedrestes” donde los mozos, a falta de pantalón de deporte, corrían en calzonzillos y el público les echaba agua para que se refrescaran.

El municipio de Anento ha sido uno de las nuevas localidades aragonesas que han entrado a formar parte de la Red de Pueblos más Bonitos de España.

Qué mejor forma de conocerlo que hospedándote en una casa rural con tu familia, podrás admirar un precioso paraje natural único en la zona y practicar deportes como: senderismo, BTT, escalada o quad, su manantial de agua y cuevas naturales, sendas, parajes y rincones lo convierte en un sitio privilegiado. ¡ Te esperamos !

By | 2017-10-29T22:06:30+00:00 octubre 29th, 2017|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment